Hámster chino

Hámsters

El Cricetulus barabensis es conocido como el hámster chino, un roedor que procede de oriente, concretamente de las zonas desérticas de la parte nordeste de China así como de Mongolia. Es un buen animal de compañía, además de que actualmente se utiliza también en el ámbito de la investigación científica, siendo un hámster de tamaño mediano.

Características del hámster chino

La longitud media de este hámster se encuentra en los 10 cm, con la particularidad de que se suelen encontrar ejemplares que pueden tener tan sólo 8 cm o incluso alcanzar los 13 cm.

Los machos son ligeramente más grandes que las hembras.

En cuanto al peso, ronda los 35 gramos, y rara vez supera esta cantidad incluso cuando se trata de ejemplares de mayores dimensiones.

Su cola es también de tamaño mediano, ya que ronda el centímetro de largo, mientras que su estructura física es delgada y sus ojos destacan por ser muy expresivos y agradables, con una mirada dulce y que transmite simpatía.

Las orejas son pequeñas pero de gran amplitud, pudiendo de esta forma abrirlas más o menos en función de la curiosidad que le despierten los sonidos de su entorno.

El pelaje se suele presentar bicolor, combinado diferentes tonalidades de marrón y gris, aunque en ocasiones también están presentes los colores blanco y negro.

La parte de la espalda y los laterales hasta los hombros así como la zona superior de la cabeza generalmente será de un color o varios colores oscuros, mientras que el hocico, las patas, el vientre y el abdomen serán de tonalidades más claras.

Pareja de Hamsters Chinos
Pareja de Hamsters Chinos

Destaca el hecho de que la mayor parte de ejemplares, presentan una línea de color negro u oscuro en general que va desde la zona de la frente hasta la cola.

De igual manera, también se suelen observar diferentes rayas en la zona del lomo, las cuales serán más o menos visibles en función del ejemplar.

En cuanto al precio de este hámster, generalmente ronda los 10 €, pero es importante que en el caso de que nos decidamos a adoptarlo, nos aseguremos de que lo hacemos a través de un criador o tienda especializada.

Esto es esencial, ya que sólo este tipo de comercios garantiza que el trato a los animales está siendo el correcto en todo momento.

Comportamiento del hámster chino

Aunque en sus orígenes estaba pensado fundamentalmente como animal de laboratorio, con el paso del tiempo ha ido demostrando unas cualidades muy positivas para convertirse en animal de compañía, que es a día de hoy su principal objetivo a lo largo de todo el mundo.

Una de las claves de esta integración la encontramos en su comportamiento, ya que tiene una gran habilidad para hacerse querer y crear un vínculo fuerte con su dueño.

De hecho, son mascotas muy simpáticas y confiadas, por lo que en poco tiempo es habitual que se dejen coger y podamos jugar con ellas sin problema alguno.

Su carácter sociable hace que tengamos que dedicarle tiempo todos los días, pero aquí hay un pequeño inconveniente, y es que, si bien es cierto que le gusta mucho la compañía humana, esta relación no es tan buena con otros ejemplares de su misma especie.

Esto se debe a que son animales territoriales, y en la naturaleza viven separados y cada uno en zonas específicas.

De esta manera, si colocamos dos o más ejemplares dentro de una misma jaula, es frecuente que se peleen entre ellos, tanto si son del mismo sexo como si son del opuesto.

Hamster chino corriendo en su rueda
Hamster chino corriendo en su rueda

Cuidados del hámster chino

Los hámsteres chinos son fuertes y saludables, pero existen enfermedades y dolencias que pueden afectarles con el paso de los años.

Entre las enfermedades más habituales encontramos:

  • Tumores y cáncer.
  • Neumonía.
  • Resfriados.
  • Diabetes.
  • Alergias.
  • Cola mojada (infección).
  • Conjuntivitis (infección).
  • Estrés.

Y entre las dolencias, podemos destacar:

  • Fracturas de huesos.
  • Parálisis en las patas traseras.
  • Parásitos externos.
  • Tiña.
  • Estreñimiento.
  • Crecimiento excesivo de dientes.
Bonito ejemplar Hamster chino
Bonito ejemplar Hamster chino

Para poder evitarlas, es importante que mantengamos unos cuidados adecuados que implicarán:

  • Mantener la higiene de su jaula, artículos y entorno.
  • Evitar corrientes de aire.
  • Protegerlo de los cambios bruscos de temperatura.
  • Prevenir el exceso de humedad.
  • Alimentarlo convenientemente y de forma variada.
  • Prestarle atención y jugar con él.

Por supuesto, también será esencial que tengamos a mano un veterinario de confianza, ya que en caso de que se produzca alguna de estas enfermedades o dolencias, podremos hacerle una visita y solventarlas de forma rápida y efectiva.

Reproducción y cría del hámster chino

El hámster chino tiene una gran capacidad de reproducción, pudiendo tener incluso más de 12 crías en cada parto.

No obstante, lo más habitual es que tenga entre ocho y diez, pero su celo estará presente cada cuatro días y durante una noche, por lo que si mezclamos machos y hembras, la familia puede aumentar de forma muy rápida.

En cuanto la hembra esté receptiva al macho, comenzará la cópula, la cual tendrá lugar en varias ocasiones dentro de un plazo de tiempo generalmente inferior a la media hora, ya que será la hembra la que decida el momento en que finaliza, apartando al macho.

El embarazo suele durar alrededor de 20 días, tras lo cual llegará el parto que suele durar alrededor de media hora.

Las crías serán limpiadas y estimuladas por la madre, junto a la cual permanecerán bebiendo su leche hasta que alcancen su mes de edad.

Crías de hamster chino bebes
Crías de hamster chino bebes

¿Qué comen? Alimentación

La alimentación del hámster es sencilla, pero debemos combinar entre los siguientes:

  • Pienso: se trata de preparados que contienen semillas y cereales aptos para hámsteres.
  • Agua: es indispensable que esté siempre disponible, y habrá que renovarla todos los días.
  • Verduras: hay que darles todos los días, y las más recomendables son las de hoja verde como las acelgas, col rizada, lechuga, etc., aunque también les gusta mucho la zanahoria, el apio, la coliflor, pimientos, etc.
  • Fruta: es muy saludable pero contiene demasiado azúcar, por lo que sólo le daremos un máximo de dos veces por semana si no queremos que tenga problemas de salud (tiene tendencia a la diabetes).
Hamster Chino comiendo
Hamster Chino comiendo

Higiene del hámster chino

Nunca deberemos lavar a nuestro hámster, sino que nos limitaremos a limpiar y desinfectar su jaula y objetos.

Para ello utilizaremos agua con jabón, retirando todos los restos, para posteriormente dar una pasada con agua con vinagre (al 50%) y así desinfectar todo bien.

Enjuagaremos para que no queden restos y dejaremos secar antes de volver a introducir al hámster, con lo que prevendremos todo tipo de enfermedades y parásitos.

Hamster chino en su jaula perfectamente habilitada
Hamster chino en su jaula perfectamente habilitada

Fotos de Hámster chino

Hamster Chino comiendo
Hamster chino comiendo galleta
Hamster Chino a dos patas levantado
Hamster chino bebe
Hamster Chino (Cricetulus barabensis)
Cricetulus barabensis dentro de su madriguera
Crías de hamster chino bebes
Bonito ejemplar Hamster chino
Pareja de Hamsters Chinos
Parte inferior del Hamster chino
Hamster chino en su jaula perfectamente habilitada
Hamster chino gris
Hamster Chino en la entrada de su madriguera
Hamster chino corriendo en su rueda
Más Hámsters
Hámster ruso
Hámster ruso
Hámster Roborovski
Hámster Roborovski
Hámster Sirio o dorado
Hámster Sirio o dorado
Hámster Campbell
Hámster Campbell
Hámster panda
Hámster panda